MrGorsky

Inauguración de la Antena DSS-56 de 34 metros. En la imágen, algunos de los trabajadores de MDSCC portan una simbólica llave en representación del éxito y de la operatividad ya disponible de la antena. MDSCC, Robledo de Chavela.
Inauguración de la Antena DSS-56 de 34 metros. En la imágen, algunos de los trabajadores de MDSCC portan una simbólica llave en representación del éxito y de la operatividad ya disponible de la antena. MDSCC, Robledo de Chavela.

El Complejo de Comunicaciones con el Espacio Profundo de Robledo de Chavela, también conocido por sus siglas en inglés MDSCC (Madrid Deep Space Communications Complex) acaba de incorporar una nueva antena a sus instalaciones.

Esta nueva antena tiene un diámetro de 34 metros (112 pies) y se le ha asignado el nombre, dentro de la Red de espacio profundo o DSN en sus siglas en inglés, de DSS-56.

La antena se empezó a construir en 2017 y es ahora cuando se ha puesto en marcha. La DSS-56 es la primera antena de Robledo que va a poder operar con toda la gama completa de frecuencias manejadas en la DSN, así que puede comunicarse con todas las sondas de NASA. Esto se conoce como antena "todo en uno" (all in one) y también puede utilizarse como reserva o respaldo de cualquiera de las otras antenas del complejo. El rango de trabajo permite la transmisión y recepción de señales en las bandas S y X (2 y 8 Ghz), además de incorporar capacidades de recepción en las bandas K y Ka (26 y 32 Ghz).

APOYO A ARTEMISA

Con la incorporación de la DSS-56 y de otras dos antenas similares a ella en los otros dos complejos DSN de Australia y Estados Unidos, la NASA se está preparando para dar soporte a las futuras misiones tripuladas del Programa Artemisa, el nuevo Programa Apolo. De hecho, hay otra antena, la DSS-53, que está en espera de ser inaugurada cuando termine su fase de pruebas (testing). Seguramente será en septiembre u octubre de este año pero lleva retraso.

Corre el rumor de que el montaje y puesta en marcha de la antena se ha demorado más de la cuenta, ya que se debió tener lista para hace dos años. Parece ser que el hecho de que todo se gestionara por parte de la empresa concesionaria del complejo y no del Jet Propulsion Laboratory (JPL) ha sido lo que ha provocado este retraso, con el consiguiente aumento de costes. Y digamos que hasta aquí puedo leer…

ACTUALIZACIÓN (16/02/2021): Un pajarillo nos ha informado del video que ha subido el JPL con la construcción de la antena a cámara rápida. ¡Gracias! 😉

ANOTACIONES RELACIONADAS:
En la magnífica desolación. La odisea del Apolo 11 y los misterios de la Luna. Por Daniel Valverde Góngora. Editorial Guante Blanco. Colección El círculo del misterio. 2018. 221 páginas. ISBN: 978-84-16808-42-7.

En la magnífica desolación. La odisea del Apolo 11 y los misterios de la Luna. Por Daniel Valverde Góngora. Editorial Guante Blanco. Colección El círculo del misterio. 2018. 221 páginas. ISBN: 978-84-16808-42-7.

Cuando compré este libro, reconozco que las prisas me jugaron una mala pasada. Leí el subtítulo y eso de “misterios de la Luna” me sonó a conspiranoico. Como llevaba tiempo sin leer nada sobre los apoloescépticos, me apetecía ver qué es lo que se cocía en esos ambientes últimamente, por lo que me animé a adquirir esta obra.

Pero cuál fue mi sorpresa que, cuando empecé a leerla, lo que me encontré no era aquello que me esperaba sino todo lo contrario. “En la magnífica desolación” lo que podemos descubrir es una defensa de la llegada del hombre a la Luna durante el Programa Apolo sin ningún género de duda.

Daniel Valverde, con un estilo cercano, nos va contando, en pequeñas píldoras a modo de capítulos, el viaje del Apolo 11 principalmente. Aunque, si bien es cierto, adornándolo con información sobre las otras misiones que tocaron la superficie lunar. Otro de los temas que se tocan es la conspiración lunar. El autor comenta (casi) todas las teorías que surgieron a raíz de esta aventura y va contraargumentándolas sin prisa, pero sin pausa.

En la magnífica desolación (contraportada del libro)

El libro, o más bien librito por su tamaño menor que un A5, está muy bien editado y contiene bastantes fotografías de NASA. Otro detalle que me gustó es que, en muchos capítulos, se incorpora un código QR para obtener más información en línea sobre la cuestión tratada.

Sinceramente, como regalo de Navidad, ahora que estamos próximos a esas fechas, puede resultar muy apropiado y apañado. Os dejo el enlace de Amazon afiliados más abajo por si queréis conseguir un ejemplar.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
¿Qué es la Red de Espacio Profundo y dónde se encuentra? (NASA en español).

El canal de NASA en español en YouTube ha subido este pequeño video, de poco más de cuatro minutos de duración, contando cómo funciona la Red del Espacio Profundo (DSN o Deep Space Network).

Como seguro que ya sabéis, esta red de comunicaciones de NASA consta de tres estaciones principales, o complejos de comunicaciones, ubicadas en Goldstone (Estados Unidos), Canberra (Australia) y la española de Robledo de Chavela en la sierra de Madrid.

UN POCO DE HISTORIA

Esta red se construyó entre finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, para poder estar en contacto permanente con todas las sondas de la NASA que viajaban más allá de la Luna. Adicionalmente también ha realizado el seguimiento de sondas de otras agencias espaciales con las que tienen acuerdos los norteamericanos.

Antena de Robledo de Chavela durante los años sesenta. En uno de esos edificios se encontraba el Ala Apolo (Apollo Wing - MADX).
Antena de Robledo de Chavela durante los años sesenta. En uno de esos edificios se encontraba el Ala Apolo (Apollo Wing - MADX).

Durante el Programa Apolo, las antenas de esta red sirvieron como soporte (wing / ala, en terminología NASA) a las antenas de la Red de vuelos espaciales tripulados (MSFN o Manned Space Flight Network). En caso de que, por ejemplo, la antena principal (prime en terminología NASA) de Fresnedillas de la Oliva fallase por algún motivo, era la antena de Robledo de Chavela la encargada de estar en contacto con los astronautas de la Luna. Si bien es cierto que, aunque no hubiera fallo alguno, la antena de Robledo se encargaba del seguimiento del módulo de mando en órbita lunar.

Finalmente, recordaros que los tres complejos de comunicaciones tienen un centro de visitantes, con un pequeño museo, que se va a poder volver a visitar cuando pase la pandemia del Covid-19.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
SOFIA descubre agua en una zona de la superficie de la Luna iluminada por el Sol (NASA en español).

La NASA ha anunciado estos días que han detectado agua en la Luna. Lo interesante está en los detalles, puesto que ya sabíamos que hay agua allí desde hace muchos años.

Para conocer esos detalles, os recomiendo ir a la fuente original, a la página de NASA y al blog de Daniel Marín.

Pero mi comentario en el blog es por el tratamiento que se hace, a nivel periodístico, de este tipo de noticias.  Me hace gracia cómo este tipo de titulares se repite cada vez que hay un nuevo descubrimiento. Lo cual sucede, inevitablemente y por suerte, cada cierto tiempo.

Hace diez años, en este mismo blog, ya comentamos lo mismo cuando el Programa Constelación estaba en boca de todos. Ahora estamos en mitad del Programa Artemisa.  A ver si en el 2030 vuelven a “descubrir” agua en la Luna mientras se desarrolla el nuevo programa lunar.

Espero que MrGorsky esté aquí para contarlo de nuevo. 😊

Meme sobre la (enésima) noticia de que hay agua en la Luna.
ANOTACIONES RELACIONADAS:

El pasado 16 de julio de 2019 tuvo lugar en el Auditorio Santiago Grisolía del Museo de las Ciencias de Valencia la conferencia de José Manuel Grandela titulada "El primer hombre en la Luna: anecdotario de un participante español”.

Durante más de dos horas se puede disfrutar de las anécdotas vividas por Grandela durante la misión Apolo 11 contadas con su estilo carácterístico.

Certificado de reconocimiento a JM Grandela por su participación en la misión Apolo 11.

La charla se puede ver directamente en el canal de YouTube de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia pero la enlazamos aquí también con motivo de los 51 años de aquella histórica misión lunar.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Lucha contra el Covid-19

El algoritmo conocido como Filtro de Kalman, utilizado en el guiado de las naves Apolo hacia la Luna, está permitiendo conocer y predecir la evolución de la pandemia del Coronavirus en distintas regiones y países. Es otra aplicación, desarrollada durante el Programa Apolo, que ayuda, más de sesenta años después, a la Humanidad.

PERO ¿QUÉ ES EL FILTRO DE KALMAN?

Un Filtro de Kalman permite estimar la evolución más probable (estadísticamente y de acuerdo con las incertidumbres inicialmente supuestas) del estado de un sistema dinámico (es decir, que evoluciona con el tiempo), y puede ser generalizado al caso no lineal, así como incorporar la estimación de los propios parámetros del modelo. Dicho de un modo más mundano; es una fórmula, una función, un método estadístico, que permite predecir el futuro en base a unas condiciones iniciales.

Guiado y navegación en el Programa Apolo. (Fuente: CSM20_Guidance_&_Navigation_pp205-222.pdf)
Guiado y navegación en el Programa Apolo. (Fuente: CSM20_Guidance_&_Navigation_pp205-222.pdf)

¿QUIÉN LO DESARROLLÓ Y CUÁNDO LO HIZO?

El Filtro de Kalman debe su nombre a Rudolf E. Kalman, un ingeniero húngaro nacido en 1930 cuya familia emigró a Estados Unidos en plena Segunda Guerra Mundial. En 1953 obtuvo el título de Ingeniero eléctrico por el MIT. Siete años después, en 1960, Kalman publicó su famoso artículo en donde desarrollaba un conjunto de ecuaciones matemáticas que permitían (permiten) calcular y conocer el estado de un proceso. Lo tituló en inglés: “A new approach to linear filtering and prediction problems”.

Rudolf E. Kalman.
Rudolf E. Kalman.

¿QUÉ RELACIÓN TIENE EL FILTRO DE KALMAN Y EL PROGRAMA APOLO?

A principios de la década de los años 60, en pleno desarrollo del Programa Mercury y de la carrera espacial, la NASA había heredado la experiencia de NACA en el control de vuelo y tenía a ingenieros ya trabajando en el problema del guiado de naves espaciales. El responsable de este grupo de investigadores era Stanley Schmidt, del Centro de Investigación Ames en Palo Alto, que apoyaba al Space Task Group con sus estudios sobre navegación lunar.

Stanley F. Schmidt
Stanley F. Schmidt

En el otoño de 1960, el Doctor Kalman organizó una reunión con Schmidt y fue allí, en ese afortunado encuentro, donde Kalman presentó su famoso trabajo. A partir de ahí se comprobó que el trabajo de Kalman podía proporcionar una solución al problema de la navegación espacial a la Luna haciendo alguna modificación a la formulación original puesto que el método original de Kalman requería que los astronautas estuvieran tomando medidas continuamente, algo muy poco práctico en la realidad. Esas nuevas ecuaciones son conocidas como el Filtro de Kalman Extendido (EKF en sus siglas en inglés). Aunque para ser precisos, el último empujón lo realizó el propio Schmidt obteniendo la solución “no lineal” con el llamado Filtro Schmidt-Kalman.

Jim Lovell (Apolo 8) manejando el sistema de guía y navegación.
Jim Lovell (Apolo 8) manejando el sistema de guía y navegación.

En cualquier caso, el modelo matemático inventado por Kalman y actualizado por Schmidt, sigue siendo considerado, hoy en día, como una de las herramientas tecnológicas fundamentales que permitieron al hombre pisar la Luna bajo el Programa Apolo.

EL FILTRO DE KALMAN Y EL COVID-19

Lo bueno del Filtro de Kalman es que puede ser usado en multitud de campos, no solo en el de la navegación espacial. Uno de esos campos es el de la medicina. En concreto se puede utilizar para el estudio de la evolución de una epidemia, como la producida por el virus SARS-CoV-2.

Análisis de la tasa de crecimiento en España. Análisis de la evolución del COVID-19 mediante filtros de Kalman por Gómez, Rosendo y González (Universidad de Sevilla -  2020).
Análisis de la tasa de crecimiento en España. Análisis de la evolución del COVID-19 mediante filtros de Kalman por Gómez, Rosendo y González (Universidad de Sevilla - 2020).

En España se han realizado estudios en este sentido, con el fin de ayudar en el control y seguimiento de la pandemia. Un ejemplo es el trabajo realizado por Antonio Gómez Expósito, José A. Rosendo Macías y Miguel A. González Cagigal, de la Universidad de Sevilla, en el que se determina el momento en el que se alcanzaría el pico de la pandemia. Por lo que se, en otros países también se ha utilizado el Filtro de Kalman con el mismo fin. Es el caso de Israel y el estudio de Ran Kremer de la Universidad de Bar-Ilan.

CONCLUSIÓN

Para aquellos que siguen afirmando que el Programa Apolo y la carrera espacial no mereció la pena, aquí tenemos una prueba más de que el desarrollo tecnológico realizado hace más de cincuenta años para conseguir llegar a la Luna, permite que hoy tengamos herramientas y aplicaciones para luchar contra la peor pandemia que ha sufrido la Humanidad en décadas.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Mascarillas con todos los filtros (FFP2, FFP3, N95) en Amazon.

Al hilo del revuelo causado estos días por unos videos con supuestos OVNIS que ha publicado el Pentágono, "confirmando" supuestamente para muchos medios de comunicación que, efectivamente, existen los extraterrestres y como no todo es Programa Apolo en este blog, he decidido compartir con vosotros otro video, de hace veinte años, que me encontré en YouTube sobre el tema.

PROGRAMA DE TELEVISION

Se trata de un debate televisivo sobre la existencia - o no - de vida extraterrestre en el Universo. Parece ser que se emitió en mayo de 1999 en el programa Foro de Canal C.

Entre los participantes están D. Luis Ruiz de Gopegui, Enrique de Vicente (Director de la revista Año Cero), Telmo Fernández (Subdirector del Planetario de Madrid) y un joven Javier Sierra (Director de la revista Más Allá).

Según se especifica en la descripción del video, la grabación en vídeo VHS fue cedida por Enrique de Vicente y digitalizada por Moisés Garrido y Claudia M. Moctezuma. Gracias a todos por compartirlo.

Captura de imagen de uno de los videos con "supuestos" OVNIS que ha publicado el Pentágono en 2020.

VIDEOS CON OVNIS DEL PENTÁGONO

Volviendo al asunto de los videos del Pentágono, hay que decir que lo que se muestra en ellos no contiene ningún material sensible que haga pensar que se trata de naves extraterrestres.

Nunca fueron videos "clasificados", por eso ahora no se han "desclasificado". En su momento fueron catalogados como "no clasificados", que es un matiz distinto.

Para saber más, podéis visitar esta web donde se analiza todo en detalle. Gracias a Daniel Marín, del blog Eureka, por la pista.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Tercera etapa (S-IVB) del Saturno V. La de esta fotografía corresponde a la misión del Apolo 17. (AS17-148-22714).

Hace ya diez años que contamos en este blog la noticia de que la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) había detectado y fotografiado el cráter producido en la Luna por el impacto de la tercera etapa (S-IVB) del cohete Saturno V del Apolo 13.

Algunas de esas etapas se estrellaban contra la superficie de nuestro satélite con el fin de calibrar los sismómetros que los astronautas de otras misiones habían dejado allí. Para esa misión, la del Apolo 13, solamente estaba disponible el sismómetro (Passive Seismic Experiment o PSE en sus siglas en inglés) que se había dejado en el Apolo 12, unos meses atrás. Como era de esperar, y a pesar de encontrarse a 136 km de distancia, el PSE detectó el impactó cuando se estrelló la S-IVB.

Experimento sísmico pasivo del Apolo 12 (Dosier de prensa).

Como no podía ser de otra manera, este tipo de experimentos proporcionaron mucha información útil a los científicos sobre la Luna y su geología.

Apolo 13: Impacto de la tercera etapa del Saturno V sobre la Luna (Foto: S70-34985).

Pues bien, toda esta introducción viene porque el Goddard Space Flight Center (GSFC) de NASA ha publicado recientemente un vídeo con los momentos más destacados de este experimento, aprovechando que se cumplen estos días los 50 años del Apolo 13.

Misión, por cierto, que ha pasado a la historia porque estuvo a punto de costarle la vida a sus tres tripulantes debido a la explosión ocurrida en uno de los tanques del módulo de servicio de la nave y por la famosa frase de "Houston, hemos tenido un problema".

Tripulación del Apolo 13 (de izq. a dcha: Lovell, Swigert y Haise).

Volviendo al video, de casi tres minutos de duración, hay que decir que cuenta con imágenes grabadas por los propios astronautas, además de imágenes obtenidas por la sonda LRO, pero, sobre todo, cuenta también con un audio, recientemente descubierto, en el que se escucha la conversación, en plan jocoso, entre los astronautas James Lovell y Fred Haise con el Capcom en Houston Vance Brand.

The Apollo 13 Booster Impact Experiment - with Newly-Discovered Audio

Parece ser que ese audio se envió a la National Archives and Records Administration pero allí no se podía reproducir porque no se tenía el equipo adecuado por lo que se optó por archivarlo directamente. La única máquina capaz de reproducirlo se encontraba en el Centro Espacial Johnson de la NASA, pero ese equipo se había quedado obsoleto desde hacía años, así que, en 2015, la National Science Foundation financió su restauración. La buena noticia es que se pudieron digitalizar las 7.200 horas que había del Apolo 13 y ahora, todo ese material, se ha hecho público, por primera vez, a través de la magnífica web: ApolloInRealTime.org.

¡Qué lo disfruten!

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Telescopios astronómicos y terrestres en Amazon

Se me pasó comentar este video que lanzó NASA en español hace unos meses respondiendo a la pregunta de cómo ha cambiado el Programa Apolo nuestra vida diaria explicando los beneficios que se consiguieron.

Escribí en el blog hace ya unos (diez) años sobre los beneficios concretos que podemos disfrutar como consecuencia de la tecnología desarrollada para viajar a la Luna a finales de los años sesenta y principios de los setenta, pero me ha gustado este video y quiero enlazarlo aquí. Por cierto, para el que no lo sepa, la transferencia de tecnología que se desarrolla en el ámbito espacial y que luego deriva en una aplicación civil se llama en inglés spin-off y la NASA también tiene una web específica sobre los spin-off del Apolo.

Apollo spinoffs

Los avances derivados de la carrera espacial han sido muchos. El video, sin embargo, destaca sobre todo los siguientes:

Aunque, como dijo una vez el astronauta Joseph P. Allen, "con todos los argumentos, a favor y en contra, para ir a la Luna, nadie sugirió que debiéramos hacerlo para observar la Tierra. Pero esa de hecho puede que fuese la razón más importante".

ANOTACIONES RELACIONADAS:

SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas) es una agencia pública de comunicación especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español. Se puso en marcha en el año 2008 por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Desde el 2010 publica en su web un anuario gratuito en pdf con toda la actividad del año.

Lo reseño en el blog porque ya está disponible, para su descarga, el del año pasado (2019). En él se puede volver a recordar el artículo titulado “Los vecinos del pueblo alucinante”, que publicaron sobre el papel de Fresnedillas de la Oliva en la llegada de los primeros seres humano a la Luna.

Anuario SINC 2019 - Los vecinos del pueblo alucinante.

Y es que por Fresnedillas pasaron un tercio de las comunicaciones de las primeras expediciones del ser humano a la Luna bajo el Programa Apolo y, como recuerda Olivia Ventura, ingeniera agrícola y concejala del Ayuntamiento:

“Nuestros abuelos no podían valorar en aquel momento el alcance de lo que estaba pasando porque estaban concentrados en hacer su trabajo, pero las siguientes generaciones hemos crecido oyendo las historias sobre la antena y la Luna. No es casual que unos cuantos nietos hayamos salido ingenieros”.

Sin duda un gran patrimonio inmaterial el que dejó en el pueblo la participación en aquella gran aventura.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

April Radio ha subido a su canal de YouTube una entrevista radiofónica a Don Luis sobre el programa SETI.

Desconocemos la fecha en la que se realizó pero, escuchando la voz de Luis, suponemos que es de hace ya bastantes años.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Cuando Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins regresaron de su viaje a la Luna en julio de 1969, demostraron que el ser humano podía realizar viajes interplanetarios. Esa certeza significaba ya que la aventura era posible. En el fondo, era el pistoletazo de salida para la exploración real de la Luna. Y para seguir haciendo Historia con mayúsculas. Cuatro meses después, en noviembre, llegaba el turno para Charles “Pete” Conrad, Alan Bean y Richard Gordon.

Tripulación del Apolo 12. De izq. a dcha: Charles Conrad, Richard Gordon y Alan Bean. Fotografía: AP12-KSC-69PC-621.

El objetivo principal que debía cumplir la misión del Apolo 12 era aterrizar en la Luna de forma precisa, es decir, en un lugar predeterminado. Algo que el Apolo 11 no pudo conseguir ya que alunizó a casi seis kilómetros del sitio inicialmente previsto. Esta vez se escogió un lugar en el Océano de las Tormentas, concretamente a escasos metros de donde se había posado la sonda Surveyor 3 en abril de 1967.

Momento en el que un rayo golpea la torre de lanzamiento durante el despeque del Apolo 12. Foto: AP12-S69-60068.

El Apolo 12 fue lanzado desde Cabo Cañaveral el 14 de noviembre y se puede afirmar que fue una misión casi perfecta. Aunque estuvo a punto de fracasar desde el mismo inicio de esta puesto que un par de rayos impactaron sobre el Saturno V durante la fase de lanzamiento haciendo que los paneles de navegación del módulo de mando se apagasen. En momentos así es cuando se justifica la elección de ciertos astronautas para llevar a cabo ciertas misiones. Sino hubiera sido por los nervios de acero de Conrad, junto con las tablas de Gordon y Bean, la misión se hubiera abortado provocando un gran perjuicio al Programa Apolo. Aunque, para ser justos también, la ayuda que recibieron desde el Control de misión en Houston para solventar ese momento crítico fue definitiva: John Aaron, el controlador EECOM, sugirió rápidamente “que prueben SCE a Auxiliar” (“Try SCE to Aux” en inglés) orden que arregló el problema “milagrosamente”.

Pete Conrad saliendo del LEM para pisar la superficie lunar. Fotón: AS12-46-6717.

A parte de conseguir el objetivo de aterrizar a unos 200 metros de la Surveyor 3, la misión del Apolo 12 fue la primera en realizar dos actividades extravehiculares (EVA en sus siglas en inglés) de casi cuatro horas cada una. En esas EVAs se instaló, por primera vez, un conjunto de experimentos e instrumentos científicos denominado ALSEP (Apollo Lunar Surface Experiments Package), así como otra bandera los Estados Unidos. En la pata de la etapa de descenso del módulo lunar se dejó una placa sin ninguna frase como si ocurrió en el Apolo 11, solo la fecha y los nombres y las firmas de los astronautas. En la Luna se recolectaron 34,5 Kg de rocas y se cogió la cámara de televisión de la Surveyor 3 para estudiarla posteriormente en la Tierra.  En total Pete Conrad y Alan Bean permaneciendo en la Luna 31 horas y 31 minutos.

Charles Conrad examinando la Surveyor 3 durante la segunda EVA. Foto: AS12-48-7136.

Entre los logros de esta misión, no quiero olvidar tampoco mencionar que el Apolo 12 viajó en una trayectoria híbrida, no de retorno libre. Esto se decidió por varias razones, entre ellas para que la antena de seguimiento de Goldstone (EE. UU) de 64 metros (210 pies) de diámetro pudiera controlar el descenso y aterrizaje en la Luna. A cambio se sacrificaba la seguridad, por lo que, si hubiera habido un problema grave con los motores de la nave, los astronautas no hubieran podido regresar directamente a la Tierra. La importancia de esto se demostró clave en la siguiente misión, la del Apolo 13.

Placa dejada por el Apolo 12 en una de las patas de la etapa de descenso del módulo lunar Intrepid.

Otro dato curioso de esta misión es que, durante el regreso a casa, los astronautas del Apolo 12 tuvieron la suerte de ser los primeros hombres en ver a la Tierra eclipsando al Sol.

También al regreso, los astronautas tuvieron que pasar 21 días de cuarentena.

El indicativo de llamada elegido para el módulo de mando y de servicio fue Yankee Clipper y para el módulo lunar el de Intrepid. Nombres puestos por los trabajadores de las fábricas de esas dos naves. El módulo de mando Yankee Clipper se exhibe actualmente en el Museo del aire y el espacio de Virginia (Virginia Air & Space Center) de Hampton (Virginia).

Módulo de mando Yankee Clipper en el Museo del Aire y el Espacio de Virginia (EE.UU.).

Desgraciadamente, ninguno de los tres astronautas sigue vivo. Conrad, el comandante, falleció en 1999 por una hemorragia interna tras sufrir un accidente de moto. Gordon murió en 2017 y Alan Bean, el piloto del módulo lunar, nos dejó en 2018.

Apolo 12 (Intrepid) en la Luna. A la derecha se observa la antena de Banda-S. Foto: AS12-47-6988.

La configuración de la red de seguimiento de vuelos tripulados (MSFN en sus siglas en inglés) se amplió, no solo con la antena de 64 metros de Goldstone antes mencionada, sino también con otra antena en Parkes (Australia) con el objetivo de mejorar la cobertura de televisión en la Luna. En general la red funcionó perfectamente. Como pequeña anécdota reflejada posteriormente en el informe de la misión, hay que destacar que después de la primera EVA, se detectó un tono de 2 KHz en las comunicaciones aire-tierra recibidas a través del canal de voz de respaldo del módulo lunar. Parece ser que ese tono se generó en algún equipo de la estación de Fresnedillas (Madrid prime) y posteriormente se enviaba hacia el módulo lunar por el enlace uplink que a su vez era retransmitido al transpondedor de tierra.

Configuración de la red NASCOM para el Apolo 12. Se puede ver que sobre el Océano Atlántico había dos satélites INTELSAT operando.

¿Y qué pasó con la red NASCOM? Recordamos que esta red mundial estaba formada por multitud de circuitos telefónicos, cables submarinos, enlaces de microondas, satélites de comunicaciones, etc, que trasmitían los datos recogidos en las estaciones de la red MSFN al control de misión en Houston. Como ya contamos en este blog, unos días antes del lanzamiento del Apolo 11, el enlace principal entre las estaciones de NASA en España (a través de la estación de Telefónica en Buitrago) y Estados Unidos se perdió. La antena del satélite Intelsat III-F2, situado sobre sobre Brasil, falló y quedó inutilizado para dar servicio al Apolo 11. Sin embargo, el satélite se recuperó parcialmente en agosto de ese mismo año, permitiendo trasmitir unos circuitos de voz. Por tanto, para la misión del Apolo 12, se podía volver a contar con él. No obstante, como no era suficiente, también se tuvo que utilizar el otro satélite operativo que había sobre el Océano Atlántico: el Intelsat II-F3 o Canary bird (Canario).

El Intrepid visto desde el Yankee Clipper descendiendo a la superficie lunar. Foto: AS12-51-7507.

Si el Apolo 12 logró un aterrizaje preciso fue gracias, en parte, al excelente comportamiento de la red MSFN y NASCOM la cual permitió trasmitir y recibir instantáneamente los datos entre el módulo lunar y el Centro del control de misión en Houston. Una gran parte de esos datos se procesaron con el nuevo programa informático del LEM (llamado "Lear Processor" en honor a su inventor, el ingeniero William M. Lear) para ir corrigiendo los errores de navegación en el descenso del Intrepid a la Luna. Con el nuevo comando "Noun 69" (Nombre 69), los astronautas podían actualizar las coordenadas del lugar de aterrizaje en base a los datos que recibían de la red MSFN y todo ello en tiempo real.

Apollo experience report - Mission planning for lunar module descent and descent - junio 1972.pdf

Los periódicos españoles de la época ya informaban sobre la misión unos días antes del lanzamiento. El día 13 lo que preocupaba era si la avería detectada en uno de los depósitos de hidrógeno líquido podría hacer que se aplazara el lanzamiento. Al día siguiente, Europa Press reseñaba el papel de la estación de Fresnedillas y su enlace con Houston a través del satélite Intelsat operado por Telefónica desde su estación de Buitrago del Lozoya. El día 15, en el ABC, el enviado especial a Fresnedillas, Antonio Alférez, reflejaba en su crónica que había podido ver el lanzamiento “a través de una pantalla de TV en color”. Alférez también se percató que la segunda misión a la Luna ya no despertaba tanto interés entre el público puesto que “apenas hemos venido unos pocos periodistas en comparación con la legión llegada con el Apolo 11”. La agencia Cifra informaba también de los contactos hechos entre la estación de Maspalomas y los astronautas durante la primera fase de la misión. El 18 de noviembre, el ABC informaba de que los equipos de astrofotografía de la Agrupación Astronómica de Sabadell habían podido fotografiar, con mucha calidad, “el cúmulo de gas desprendido por el Apolo 12 al iniciar su recorrido translunar”. Al parecer esta Agrupación colaboraba con NASA dentro de la red internacional de vigilancia lunar.

Portadas del diario ABC relacionadas con la misión Apolo 12.

Los periódicos canarios, en especial El Eco de Canarias, cubrían también la misión, centrándose muchas veces en contar lo que pasaba desde la estación de Maspalomas. Antonio-Román Rodríguez del Pino enviaba sus crónicas telefónicas, sin embargo, desde la estación de “Robledo de Chavela”. La agencia Pyresa informaba, el día 19, que TVE iba a emitir en directo un par de programas sobre la llegada del Apolo 12 a la Luna.

El Eco de Canarias informando el 20 de noviembre de 1969 sobre la llegada del Apolo 12 a la Luna. (Página 2).

La segunda misión lunar llegaba a su fin. Dos hombres más habían podido pisar de nuevo la superficie de la Luna y traerse con ellos un legado científico de primer orden. Y hacerlo, además, con una gran camaradería, compañerismo y dosis de buen humor. Alan Bean, el cuarto hombre en pisar la Luna, era un gran aficionado a la pintura. En honor a sus compañeros de misión, pintó una serie de cuadros bajo el título de “Buddies forever” (Amigos para siempre) en las que reflejaba su estancia en la Luna. Sin embargo, pintó uno que tituló “The fantasy” (La fantasía) en el que situó a Richard Gordon, el astronauta que se quedó orbitando la Luna dentro del Módulo de mando, sobre la Luna junto con Pete Conrad y el mismo.

Cuadro: Fantasy (Fantasia). Autor: Alan Bean.

Parecía que los Estados Unidos tenía dominadas todas las técnicas y procedimientos para ir y volver a la Luna con astronautas. La ilusión y euforia del Apolo 11 y 12 se empezaban a diluir. En abril de 1970, cinco meses después del Apolo 12, le tocaría el turno al Apolo 13. Pura rutina ya… ¿O quizás no?

Godspeed, Apollo 12!

Copyright (c) 2010-2021 MrGorsky.es