MrGorsky

Portada del libro "Anécdotas de oro" de Jaime Peñafiel.

Cayó en mis manos el otro día por casualidad el libro del periodista granadino Jaime Peñafiel titulado “Anécdotas de oro”. Cuál fue mi sorpresa que, cuando me puse a ojear el índice, vi que el título del capítulo 15 era: “Gracias al Apolo los españoles conocieron a Juan Carlos”. Obviamente salté a la página 58 rápidamente para conocer qué tenía que ver una cosa con la otra.

Gracias a los libros de José Manuel Grandela (Fresnedillas y los hombres de la Luna) y de José Manuel Urech (Estaciones de la NASA cerca de Madrid: 45 años de historia (1963-2008)) conocía las distintas visitas que realizaron los entonces conocidos como Príncipes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, a las estaciones de NASA en Fresnedillas de la Oliva y Robledo de Chavela durante algunas misiones Apolo. Pero también es cierto que desconocía, o al menos no me sonaba, el viaje que hicieron a Cabo Kennedy para ver el lanzamiento del Apolo 14 a finales de enero de 1971.

PRIMER VIAJE OFICIAL A EE.UU.

Los príncipes de España durante su visita al matrimonio Nixon en Estados Unidos (Cordon Press)
Los príncipes de España, en 1971, durante su visita al matrimonio Nixon en Estados Unidos (Foto: Cordon Press)

Acercarse a las instalaciones de NASA en Cabo Cañaveral (Florida) fue el colofón del primer viaje oficial que realizaron Don Juan Carlos y Doña Sofía a Estados Unidos. Un viaje que surgió por invitación del presidente norteamericano Richard Nixon. Acompañándo a los príncipes iba Jaime Peñafiel, entre otros periodistas. La tesis de Peñafiel es que, gracias a ese viaje, y en concreto a lo que ocurrió durante su visita a la NASA, los españoles comprobaron que su futuro Rey no era tan tonto como parecía.

Doña Sofia saludando a Olin E. Teague en la cena de gala previa al lanzamiento del Apolo 14. A su derecha está George M. Low (administrador de NASA). Foto: KSC-71P-123
Doña Sofia saludando a Olin E. Teague en la cena de gala previa al lanzamiento del Apolo 14. A su derecha está George M. Low (Administrador de NASA). Foto: KSC-71P-123.

Como se puede ver en el reportaje especial del Noticiario y Documentales (NO-DO), los príncipes llegaron a Cabo Cañaveral en donde fueron recibidos por el Administrador de NASA que los invitó a una cena de gala. Posteriormente, se acercaron a ver el majestuoso Saturno V, preparado ya para ser lanzado pocas horas después. Con ellos estaban Neil Armstrong y Buzz Aldrin a los que conocieron en octubre de 1969 cuando visitaron el Palacio de la Zarzuela de Madrid en su viaje mundial de buena voluntad después del Apolo 11.

LANZAMIENTO DEL APOLO 14

Lanzamiento del Apolo 14. Foto: 71PC-0152
Lanzamiento del Apolo 14. Foto: 71PC-0152

Al día siguiente, y esta vez acompañados por el vicepresidente de los Estados Unidos, Spiro Agnew, y por Neil Armstrong, tuvieron la suerte de presenciar el lanzamiento del Apolo 14.

Don Juan Carlos y Doña Sofia en el lanzamiento del Apolo 14. Doña Sofia charla con el Vicepresidente de los EEUU (Agnew) y Don Juan Carlos con Neil Armstrong. Foto: KSC-71P-134.
Don Juan Carlos y Doña Sofia en el lanzamiento del Apolo 14. Doña Sofia charla con el Vicepresidente de los EEUU (Agnew) y Don Juan Carlos con Neil Armstrong. Foto: KSC-71P-134.

Cuando el Saturno V desapareció en el cielo, los príncipes tenían previsto acercarse a visitar el Centro de control de lanzamiento (Launch Control Center o LCC) pero justo antes de eso es donde ocurrió la anécdota que relata Jaime Peñafiel en su libro. Al parecer, un periodista de la cadena norteamericana de televisión ABC invitó por sorpresa a Don Juan Carlos a hacer unas declaraciones para su canal. En perfecto inglés e improvisando, Don Juan Carlos subrayó “la influencia que tiene, en las generaciones contemporáneas, la concepción del universo, que obliga a los hombres a salir de su aldea y procurar una visión de la vida más ancha que la que tuvieron las gentes de épocas anteriores”.

Don Juan Carlos y Doña Sofia visitando el Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-108.
Don Juan Carlos y Doña Sofia visitando el Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-108.

Posteriormente, como decía antes, se acercaron a la sala de control 2 (Firing room 2 en inglés) del Centro de control de lanzamiento. Allí fueron obsequiados con una fotografía del famoso Edificio de ensamblaje de vehículos (Vehicle Assembly Building o VAB) no sin antes volver a improvisar, de nuevo, unas palabras en inglés a todos los presentes en aquella sala, mayoritariamente personal técnico. Según la crónica del diario español ABC, el futuro rey afirmó que “La NASA realiza un gran trabajo en favor de la Humanidad, y yo me siento orgulloso de pertenecer a esa Humanidad”.  Allí reconoció que la princesa y él eran dos entusiastas del Programa Apolo y que estaban muy orgullosos de estar presentes acompañando a quienes habían hecho posible ese viaje a la Luna.

UN EFECTO INESPERADO

Don Juan Carlos y Doña Sofia recibiendo un presente del Vicepresidente Spiro Agnew en su visita al Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-107.
Don Juan Carlos y Doña Sofia recibiendo un presente del Vicepresidente Spiro Agnew en su visita al Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-107.

Peñafiel destaca en su libro que ese viaje, sin pretenderlo, supuso la mejor operación publicitaria para los entonces príncipes, no solo dentro de España sino en Estados Unidos (como destacó la crónica del New York Times) y en Europa. Hay que recordar que la visita de Don Juan Carlos y Doña Sofía a Cabo Kennedy fue retrasmitida al continente europeo a través de Eurovisión y pudo ser contemplada por millones de espectadores de otros países.

¡Quién lo iba a decir!

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Copyright (c) 2010-2021 MrGorsky.es