En la magnífica desolación (libro)

En la magnífica desolación. La odisea del Apolo 11 y los misterios de la Luna. Por Daniel Valverde Góngora. Editorial Guante Blanco. Colección El círculo del misterio. 2018. 221 páginas. ISBN: 978-84-16808-42-7.

En la magnífica desolación. La odisea del Apolo 11 y los misterios de la Luna. Por Daniel Valverde Góngora. Editorial Guante Blanco. Colección El círculo del misterio. 2018. 221 páginas. ISBN: 978-84-16808-42-7.

Cuando compré este libro, reconozco que las prisas me jugaron una mala pasada. Leí el subtítulo y eso de “misterios de la Luna” me sonó a conspiranoico. Como llevaba tiempo sin leer nada sobre los apoloescépticos, me apetecía ver qué es lo que se cocía en esos ambientes últimamente, por lo que me animé a adquirir esta obra.

Pero cuál fue mi sorpresa que, cuando empecé a leerla, lo que me encontré no era aquello que me esperaba sino todo lo contrario. “En la magnífica desolación” lo que podemos descubrir es una defensa de la llegada del hombre a la Luna durante el Programa Apolo sin ningún género de duda.

Daniel Valverde, con un estilo cercano, nos va contando, en pequeñas píldoras a modo de capítulos, el viaje del Apolo 11 principalmente. Aunque, si bien es cierto, adornándolo con información sobre las otras misiones que tocaron la superficie lunar. Otro de los temas que se tocan es la conspiración lunar. El autor comenta (casi) todas las teorías que surgieron a raíz de esta aventura y va contraargumentándolas sin prisa, pero sin pausa.

En la magnífica desolación (contraportada del libro)

El libro, o más bien librito por su tamaño menor que un A5, está muy bien editado y contiene bastantes fotografías de NASA. Otro detalle que me gustó es que, en muchos capítulos, se incorpora un código QR para obtener más información en línea sobre la cuestión tratada.

Sinceramente, como regalo de Navidad, ahora que estamos próximos a esas fechas, puede resultar muy apropiado y apañado. Os dejo el enlace de Amazon afiliados más abajo por si queréis conseguir un ejemplar.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Juan Carlos I, el Apolo 14 y Jaime Peñafiel

Portada del libro "Anécdotas de oro" de Jaime Peñafiel.

Cayó en mis manos el otro día por casualidad el libro del periodista granadino Jaime Peñafiel titulado “Anécdotas de oro”. Cuál fue mi sorpresa que, cuando me puse a ojear el índice, vi que el título del capítulo 15 era: “Gracias al Apolo los españoles conocieron a Juan Carlos”. Obviamente salté a la página 58 rápidamente para conocer qué tenía que ver una cosa con la otra.

Gracias a los libros de José Manuel Grandela (Fresnedillas y los hombres de la Luna) y de José Manuel Urech (Estaciones de la NASA cerca de Madrid: 45 años de historia (1963-2008)) conocía las distintas visitas que realizaron los entonces conocidos como Príncipes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, a las estaciones de NASA en Fresnedillas de la Oliva y Robledo de Chavela durante algunas misiones Apolo. Pero también es cierto que desconocía, o al menos no me sonaba, el viaje que hicieron a Cabo Kennedy para ver el lanzamiento del Apolo 14 a finales de enero de 1971.

PRIMER VIAJE OFICIAL A EE.UU.

Los príncipes de España durante su visita al matrimonio Nixon en Estados Unidos (Cordon Press)
Los príncipes de España, en 1971, durante su visita al matrimonio Nixon en Estados Unidos (Foto: Cordon Press)

Acercarse a las instalaciones de NASA en Cabo Cañaveral (Florida) fue el colofón del primer viaje oficial que realizaron Don Juan Carlos y Doña Sofía a Estados Unidos. Un viaje que surgió por invitación del presidente norteamericano Richard Nixon. Acompañándo a los príncipes iba Jaime Peñafiel, entre otros periodistas. La tesis de Peñafiel es que, gracias a ese viaje, y en concreto a lo que ocurrió durante su visita a la NASA, los españoles comprobaron que su futuro Rey no era tan tonto como parecía.

Doña Sofia saludando a Olin E. Teague en la cena de gala previa al lanzamiento del Apolo 14. A su derecha está George M. Low (administrador de NASA). Foto: KSC-71P-123
Doña Sofia saludando a Olin E. Teague en la cena de gala previa al lanzamiento del Apolo 14. A su derecha está George M. Low (Administrador de NASA). Foto: KSC-71P-123.

Como se puede ver en el reportaje especial del Noticiario y Documentales (NO-DO), los príncipes llegaron a Cabo Cañaveral en donde fueron recibidos por el Administrador de NASA que los invitó a una cena de gala. Posteriormente, se acercaron a ver el majestuoso Saturno V, preparado ya para ser lanzado pocas horas después. Con ellos estaban Neil Armstrong y Buzz Aldrin a los que conocieron en octubre de 1969 cuando visitaron el Palacio de la Zarzuela de Madrid en su viaje mundial de buena voluntad después del Apolo 11.

LANZAMIENTO DEL APOLO 14

Lanzamiento del Apolo 14. Foto: 71PC-0152
Lanzamiento del Apolo 14. Foto: 71PC-0152

Al día siguiente, y esta vez acompañados por el vicepresidente de los Estados Unidos, Spiro Agnew, y por Neil Armstrong, tuvieron la suerte de presenciar el lanzamiento del Apolo 14.

Don Juan Carlos y Doña Sofia en el lanzamiento del Apolo 14. Doña Sofia charla con el Vicepresidente de los EEUU (Agnew) y Don Juan Carlos con Neil Armstrong. Foto: KSC-71P-134.
Don Juan Carlos y Doña Sofia en el lanzamiento del Apolo 14. Doña Sofia charla con el Vicepresidente de los EEUU (Agnew) y Don Juan Carlos con Neil Armstrong. Foto: KSC-71P-134.

Cuando el Saturno V desapareció en el cielo, los príncipes tenían previsto acercarse a visitar el Centro de control de lanzamiento (Launch Control Center o LCC) pero justo antes de eso es donde ocurrió la anécdota que relata Jaime Peñafiel en su libro. Al parecer, un periodista de la cadena norteamericana de televisión ABC invitó por sorpresa a Don Juan Carlos a hacer unas declaraciones para su canal. En perfecto inglés e improvisando, Don Juan Carlos subrayó “la influencia que tiene, en las generaciones contemporáneas, la concepción del universo, que obliga a los hombres a salir de su aldea y procurar una visión de la vida más ancha que la que tuvieron las gentes de épocas anteriores”.

Don Juan Carlos y Doña Sofia visitando el Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-108.
Don Juan Carlos y Doña Sofia visitando el Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-108.

Posteriormente, como decía antes, se acercaron a la sala de control 2 (Firing room 2 en inglés) del Centro de control de lanzamiento. Allí fueron obsequiados con una fotografía del famoso Edificio de ensamblaje de vehículos (Vehicle Assembly Building o VAB) no sin antes volver a improvisar, de nuevo, unas palabras en inglés a todos los presentes en aquella sala, mayoritariamente personal técnico. Según la crónica del diario español ABC, el futuro rey afirmó que “La NASA realiza un gran trabajo en favor de la Humanidad, y yo me siento orgulloso de pertenecer a esa Humanidad”.  Allí reconoció que la princesa y él eran dos entusiastas del Programa Apolo y que estaban muy orgullosos de estar presentes acompañando a quienes habían hecho posible ese viaje a la Luna.

UN EFECTO INESPERADO

Don Juan Carlos y Doña Sofia recibiendo un presente del Vicepresidente Spiro Agnew en su visita al Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-107.
Don Juan Carlos y Doña Sofia recibiendo un presente del Vicepresidente Spiro Agnew en su visita al Firing Room 2 después del lanzamiento del Apolo 14. Foto: KSC-71P-107.

Peñafiel destaca en su libro que ese viaje, sin pretenderlo, supuso la mejor operación publicitaria para los entonces príncipes, no solo dentro de España sino en Estados Unidos (como destacó la crónica del New York Times) y en Europa. Hay que recordar que la visita de Don Juan Carlos y Doña Sofía a Cabo Kennedy fue retrasmitida al continente europeo a través de Eurovisión y pudo ser contemplada por millones de espectadores de otros países.

¡Quién lo iba a decir!

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Apolo 11, por Eduardo García Llama

Apolo 11, por Eduardo García Llama (portada del libro).

Apolo 11, por Eduardo García Llama. Editorial Crítica (colección Drakontos). 2019. 440 páginas. Español. ISBN: 978-84-9199-128-1.

Seguramente pocas personas adultas no sepan lo que ocurrió en el Apolo 11. Para los despistados que han caído en este blog decirles que se trata de la primera misión espacial tripulada que consiguió aterrizar en la superficie lunar. Esto ocurrió en el mes de julio del año 1969. Hace 51 años ya. Sus protagonistas; los mundialmente conocidos Buzz Aldrin, Michael Collins y, sobre todo, Neil Armstrong. Armstrong salió el primero del Módulo lunar para pisar la Luna, Aldrin fue el segundo y Collins se quedó a pocos kilómetros sobre la superficie, mientras orbitaba dentro del Módulo de mando y servicio (CSM).

La primera vez. Y todos sabemos de la importancia y simbolismo que tiene cualquier cosa que se hace por primera vez. Así que, que dos individuos de la especie Homo sapiens pisaran otro cuerpo celeste distinto a la Tierra por primera vez, no iba a pasar desapercibido.

LA OBRA

Hemos tenido la suerte de que un español, Eduardo García Llama, haya escrito un libro narrando, no solo lo que ocurrió en el Apolo 11, sino lo que implicó, sobre todo, para la vida de sus tres protagonistas. Y es que ni el más fuerte de los pilotos de prueba y de combate no podría evitar que el hecho de vivir un acontecimiento de tal calibre le afectara en su vida. Para bien o para mal, aunque normalmente solía ser más lo segundo que lo primero.

Tripulación del Apolo 11. De izq. a dcha: Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Buzz Aldrin.
Tripulación del Apolo 11. De izq. a dcha: Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Buzz Aldrin.

Creo que no me equivoco mucho si afirmo que Eduardo García Llama ha escrito el que quizás sea el mejor ensayo que se ha publicado en español sobre la histórica misión del Apolo 11. Las bases sobre las que me asiento para afirmar esto son, básicamente, dos: la primera es el profundo conocimiento del autor sobre la historia del Programa Apolo, y la segunda es la manera sencilla, elegante y limpia que tiene Eduardo para contar cualquier cosa. El resultado es apasionante y el trabajo que hace de entrelazar la última gran aventura llevada a cabo por el ser humano con las más clásicas de los héroes mitológicos resulta sublime.

SOBRE EL AUTOR

Eduardo García Llama es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster de Ingeniería en Operaciones Espaciales por la Universidad de Colorado (EE. UU.). Actualmente trabaja en la sección de dinámica de vuelo en el Johnson Space Center de la NASA, en Houston (Texas), donde forma parte del Programa Orión, que contempla el desarrollo de la nueva nave tripulada de la NASA con la que se volverá a la Luna y se viajará a Marte. En este programa, Eduardo es responsable de diversas pruebas en tierra y será controlador de vuelo en el Mission Control Center. Además, le encanta divulgar su extraordinario conocimiento a través de su cuenta en Twitter (de obligado seguimiento) y redactando artículos para el diario El Mundo entre otros.

Visita de Eduardo a la expo "De Madrid a la Luna" 24 julio de 2019.
Visita de Eduardo a la expo "De Madrid a la Luna" el 24 julio de 2019.

He tenido la suerte de conocer en persona a Eduardo y de tratarlo, sobre todo, en Twitter por lo que añadiría que, además, es una persona cercana y humilde. Un gran tipo que no dudó en preguntarme alguna cuestión que tenía sobre el Apolo 1 cuando debería ser yo el que le preguntase mil cosas (bueno, en realidad lo hago, aprovechándome de su generosidad). De hecho, tengo que pedirle disculpas públicamente por haber tardado un año en escribir y publicar esta reseña.

LO QUE HE APRENDIDO

Otras de las cosas que sabía que me iba a ocurrir antes de empezar la lectura de Apolo 11 era que, a pesar de conocer esta historia más o menos bien (perdón por la falta de humildad), iba a descubrir cosas nuevas. Valga esta pequeña lista como recordatorio:

Lo que normalmente se conocía como nave Apolo, es decir, el conjunto formado por el Módulo de mando y servicio y el Módulo lunar, a veces se conocía también como stack.

Cuando Aldrin regresó al Módulo lunar Águila (Eagle) después de su paseo por la Luna, Armstrong se despidió temporalmente de él con un adiós, amigo, dicho en español. Fueron las primeras palabras en nuestro idioma que se pronunciaron sobre la Luna. Es cierto que no serían las únicas.

El encendido del Descent Propulsion System (DPS) o motor de descenso del LEM no se producía a máximo empuje durante el tiempo que duraba la maniobra, sino que empezaba a un 10 % de ese valor máximo durante unos segundos, con el fin de que el sistema de control del vector de empuje pudiera orientar la tobera de forma que se alineasen la fuerza de propulsión y el centro de masas del módulo lunar.

Buzz Aldrin, durante sus difíciles años posteriores al alunizaje, acabó de vendedor de coches en un concesionario de Beverly Hills (California), su recuperación personal ha sido un ejemplo y una inspiración para muchas personas.

Dedicatoria de Eduardo
Dedicatoria de Eduardo García Llama

¿DEBO COMPRARME ESTE LIBRO?

SI.

Para finalizar, una sugerencia para la editorial: que este libro sea el primero de una colección sobre todas las misiones tripuladas del Programa Apolo (las que van del Apolo 7 al 17). Por supuesto escritos todos por Eduardo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El documento original del Mission Operation Report del Apolo 11 firmado por sus protagonistas

Apollo 11 - Mission Operation Report (MOR)
Apollo 11 Prelaunch Mission Operation Report (MOR)

MISSION OPERATION REPORT (MOR)

Los Mission Operation Report (MOR) o Informes de Procedimiento de Misión, se preparaban y emitían muy poco antes del lanzamiento de cada misión espacial. Estos documentos se publicaban expresamente para uso de la alta dirección de NASA desde el mes de agosto de 1963. El propósito que tenían era el de proporcionar una visión completa sobre los planes a llevar a cabo en cada misión además de establecer los objetivos oficiales a alcanzar en la misma.

Como a veces estos documentos eran muy técnicos, se distribuían solamente al personal que tenía responsabilidades de gestión. Para el público en general se preparaban y repartían otro tipo de documentos que se redactaban en la Oficina de Relaciones Públicas o The Office of Public Affairs. Sin embargo, los MOR se elaboraban directamente en la Oficina del Programa Apolo (Apollo Program Office) y, por tanto, los firmaba y remitía su director, el Teniente General Sam C. Phillips, a la Administración de la Oficina de Vuelos Espaciales Tripulados (Office of Manned Space Flight) que estaba liderada por George E. Mueller. El Apollo Lunar Surface Journal ha recopilado unos cuantos.

APOLLO SUPPLEMENT

Los Apollo Mission Operation Report en realidad constaban, a su vez, de dos volúmenes: los ya comentados MOR y los Apollo Supplement o Suplementos Apolo. Los primeros explicaban la misión y los objetivos a alcanzar y los Suplementos se encargaban de cuestiones más secundarias (aunque no menos importantes) relacionadas con el equipamiento y las instalaciones de apoyo para cada misión.

El año pasado, con motivo del cincuentenario del Apolo 11, la hija de Phillips publicó en su página de Facebook el documento original del MOR firmado por su padre y por George E. Mueller fechado el 8 de julio de 1969. Aprovechamos que hoy se cumplen 51 años de aquello para publicarlo en el blog.

MISSION OPERATION REPORT FIRMADO

Mission Operation Report (MOR) del Apolo 11 firmado por sus protagonistas: Sam C. Phillips y George E. Mueller.
El documento original firmado.

Prelanzamiento

Informe de Procedimiento de Misión

Nº. M-932-69-11

8 Julio 1969

PARA: Administrador

DE: Director del Programa Apolo

ASUNTO: Misión Apolo 11 (AS-506)

No antes del 16 de Julio de 1969, planeamos enviar al Apolo 11 a realizar la primera misión de aterrizaje lunar. Este será el cuarto vuelo tripulado del Saturno V, el quinto vuelo tripulado de un módulo de mando y de servicio y el tercero de un módulo lunar.

El Apolo 11 se lanzará desde la plataforma A del complejo de lanzamiento 39 en el Centro Espacial Kennedy. El aterrizaje en la Luna está planeado que se realice en la ubicación 2, situada en la esquina suroeste del Mar de la Tranquilidad. Las actividades planificadas en la superficie lunar incluirán la toma de una muestra de contingencia, la evaluación de las capacidades y limitaciones de los astronautas, la toma de muestras en general, la instalación de experimentos que incluyen un reflector láser e instrumentos para medir la actividad sísmica y la toma de una muestra documentada del suelo lunar. Se harán fotografías y se televisará la actividad extra vehicular. La misión de 8 días se completará con el amerizaje en el Océano Pacífico. La recuperación y el transporte de la tripulación, la nave espacial y las muestras lunares al Laboratorio de recepción lunar en el Centro de naves espaciales tripuladas se llevarán a cabo bajo procedimientos de cuarentena que prevén el aislamiento biológico.

Firmado por Sam C. Phillips.

Aprobado por George E. Mueller.

(Vía un pajarito).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Tracking Apollo to the Moon, un libro imprescindible

Tracking Apollo to the Moon. Por Hamish Lindsay. Editorial Springer. Año 2001. 426 páginas. ISBN: 978-1-4471-1064-4. Idioma inglés.

Hamish Lindsay es una londinense que se crió en Tasmania y que en 1963 entró a trabajar en la estación de Muchea en la fase final del Programa Mercury. Posteriormente se trasladó a la estación de Carnarvon, también en Australia, en donde trabajó durante el Programa Géminis.  En 1966 se unió a la plantilla de la estación de Honeysuckle Creek (cerca de Camberra) para hacer el seguimiento de las misiones Apolo a la Luna. Recordamos que Honeysuckle Creek, junto con Goldstone y la antena de Fresnedillas de la Oliva, en Madrid, formaban la red principal de seguimiento de vuelos tripulados de NASA (conocida por sus siglas inglesas de MSFN). Estamos hablando, por tanto, de un técnico que vivió en primera persona, y casi desde el inicio, toda la carrera espacial.

Pues bien, el señor Lindsay escribió hace ya veinte años esta magnífica obra. Magnífica porque narra de forma exhaustiva, pero amena, toda la carrera espacial (hasta el Apolo-Soyuz), mezclando los pasajes puramente históricos con sus vivencias personales dentro de la red de seguimiento. Además, no se escatima en fotografías e ilustraciones para una mejor comprensión. Y en la parte final nos encontramos con dos apéndices, un listado de referencias y un glosario completísimos. Prueba de la categoría de esta obra es que el libro ha sido prologado, nada más y nada menos, que por Christopher C. Kraft, el mítico primer director de vuelo de NASA fallecido el año pasado.

Creo que no me equivoco mucho si afirmo que este libro es imprescindible y debería estar en la estantería de cualquier “espacio-trastornado” que se precie. Incluso, aunque solo sea como guía de consulta. Merece la pena gastarse lo que cuesta.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El podcast de Fila EFE sobre la carrera espacial y el cine

Fila EFE (especial carrera espacial y cine). De izq. a dcha: Dani Díaz, MrGorsky, David Felipe Arranz y Alfonso Caro.
Fila EFE (especial carrera espacial y cine). De izq. a dcha: Dani Díaz, MrGorsky, David Felipe Arranz y Alfonso Caro.

El pasado 19 de febrero me invitaron a ir al estudio de Fila EFE para hablar de la exposición “De Madrid a la Luna” y del cine sobre la carrera espacial y la conquista de la Luna. Tuve el honor, además, de compartir micrófono junto al gran David Felipe Arranz, autor del maravilloso libro “Amores de cine”.

FILA EFE

Para el que no lo sepa, Fila EFE es un espacio de cine y series producido por El Palomitrón y La Alfombra Roja para la Agencia EFE. Se trata de un programa de radio, con un formato actual, que apuesta con rigor por la cultura audiovisual sin renunciar al entretenimiento más desenfadado.

EL PODCAST

Como se me pasó en su día enlazar el audio/podcast de aquella estupenda charla entre amigos sobre lo que nos gusta, aprovecho ahora para ponerlos aquí para aquel que quiera bajárselo y escucharlo. Espero que os divierta.

LOS PROTAGONISTAS

Como podéis comprobar vosotros mismos en el audio, el amigo David Felipe es una auténtica enciclopedia sobre cine. Tiene un montón de libros que os recomiendo leer encarecidamente, sobre todo para esa generación que crecimos viviendo películas del Oeste en las tardes de sábado.

Y de mi otro amigo, Alfonso, ¿qué os voy a contar? Otro auténtico apasionado del cine que ha sido capaz de poner a su blog El Palomitrón en lo más alto de la red, siendo un referente sobre todo lo relacionado con el celuloide y las series de televisión.

Finalmente, no quiero dejar de agradecer también a Dani Díaz por conducir estupendamente el programa de radio, pero, sobre todo, por saber controlar y dirigir a tres locos como nosotros.

Fila EFE (especial carrera espacial y cine). De izq. a dcha: Dani Díaz, MrGorsky, David Felipe Arranz y Alfonso Caro.
Fila EFE (especial carrera espacial y cine). De izq. a dcha: Dani Díaz, MrGorsky, David Felipe Arranz y Alfonso Caro.

¿Cuándo hacemos otro programa?

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Manual de instrucciones del Apolo 13

APOLLO 13, 1970 (including Saturn V, CM-109, SM-109, LM-7), Owner’s Workshop Manual. Por David Baker. Editorial Haynes. Edición original del año 2013, reedición del año 2019. 204 páginas. Inglés. ISBN: 978 0 85733 387 2.

Si tuviera que quedarme con un libro sobre el Apolo 13 que no fuera alguno de los editados oficialmente por NASA sería este; el Apollo 13 Owner’s Workshop Manual de Haynes escrito por David Baker.

Y es que el trabajo realizado por este técnico que trabajó en la NASA entre 1965 y 1990 y que estuvo implicado en los trabajos sobre las provisiones que les quedaban a los astronautas del Apolo 13 en Control de misión, es excelente.

Índice de la versión de 2019.

El libro narra, de forma detallada, durante ocho capítulos como fue el antes, durante y después de aquella famosa misión que estuvo a punto de costar la vida a los astronautas Jim Lovell, Fred Haise y Jack Swigert durante su viaje a la Luna en abril de 1970. Además, se complementa con un apéndice sobre el módulo de mando y servicio y el módulo lunar, un glosario, un índice de contenidos y un listado de sitios web e instituciones relacionadas.

No sé si habéis tenido la oportunidad de tener en vuestras manos un libro de Haynes pero aquellos que sí, estaréis conmigo que se trata de obras en las que se percibe el cariño de los editores por la calidad que destilan. Como se suele decir, se trata de ediciones muy cuidadas y en donde no se escatima en fotografías, esquemas y diagramas para hacer más comprensible al lector lo que ocurrió en el Apolo 13.

Ejemplo de la calidad de esta publicación.

Si tuviera que ponerle alguna pega sería la de que no se aborda o, mejor dicho, se comenta escasamente, la parte relacionada con la participación de la red de seguimiento de vuelos espaciales tripulados (MSFN en sus siglas en inglés) y la red de comunicaciones de NASA (NASCOM) en aquella misión. Bueno, y que estaría genial que se tradujera al español, ya puestos…

La edición que reseño aquí es la del año 2019, pero al año siguiente se editó un número especial con motivo del cincuentenario del Apolo 13 en el que se incluyó un capítulo más (titulado “Reaction”) que aumenta el número de páginas de 204 a 220.

Índice de la versión especial 50 aniversario del Apolo 13.

¿Debería comprarme un ejemplar? Sin duda.

En Amazon cuesta unos 13 Euros la edición de 2019 y 23 Euros la edición especial del 50 aniversario.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El anuario SINC 2019 y “Los vecinos del pueblo alucinante”

SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas) es una agencia pública de comunicación especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español. Se puso en marcha en el año 2008 por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Desde el 2010 publica en su web un anuario gratuito en pdf con toda la actividad del año.

Lo reseño en el blog porque ya está disponible, para su descarga, el del año pasado (2019). En él se puede volver a recordar el artículo titulado “Los vecinos del pueblo alucinante”, que publicaron sobre el papel de Fresnedillas de la Oliva en la llegada de los primeros seres humano a la Luna.

Anuario SINC 2019 - Los vecinos del pueblo alucinante.

Y es que por Fresnedillas pasaron un tercio de las comunicaciones de las primeras expediciones del ser humano a la Luna bajo el Programa Apolo y, como recuerda Olivia Ventura, ingeniera agrícola y concejala del Ayuntamiento:

“Nuestros abuelos no podían valorar en aquel momento el alcance de lo que estaba pasando porque estaban concentrados en hacer su trabajo, pero las siguientes generaciones hemos crecido oyendo las historias sobre la antena y la Luna. No es casual que unos cuantos nietos hayamos salido ingenieros”.

Sin duda un gran patrimonio inmaterial el que dejó en el pueblo la participación en aquella gran aventura.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

1929-2019, Gran Vía 28 (libro)

Portada del libro: 1929-2019. Gran Vía 28.

Telefónica ha editado recientemente un libro sobre la historia de su mítica sede, situada en el número 28 de la Gran Vía de Madrid, con motivo de su 90 cumpleaños.

Hay que recordar que este edificio, que se empezó a construir en 1926, llegó a ser el primer rascacielos de Europa. Originariamente su función era la de ser una central telefónica, pero desde el primer momento se convirtió también en un icono de la capital de España. Su fachada de granito y caliza, con su portada barroca, aún hoy en día llama la atención.

Alzado del edificio de Telefónica de Madrid. Cortesía: Telefónica.

Este libro se puede descargar gratuitamente en pdf en la web de Telefónica y lo quiero reseñar en el blog porque, aunque de forma breve, el autor no se olvida de destacar el papel que tuvo Telefónica en el Programa Apolo operando bajo la red NASCOM. Aunque hubiera estado genial que se contara la anécdota de cómo se vivió en el edficio la caída del satélite INTELSAT III-F2 unos días antes del lanzamiento del Apolo 11.

Además, los astronautas del Apolo 11, los primeros que pisaron la Luna, pasaron por enfrente del mítico edificio durante su visita a España en el mes de octubre de 1969.

Portada de la revista QP de Telefónica, nº 32. Los astronautas del Apolo 11 pasando por el edificio de Telefónica. Cortesía Fundación Telefónica.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El gran salto al abismo (libro)

El gran salto al abismo. La extraordinaria historia de un técnico español de la NASA en la exploración del espacio. Por Jesús Sáez Carreras. Edita: Next Door Publishers (Colección El Café Cajal). Año: 2019. 243 páginas. ISBN: 978-84-949245-6-9.

Hace miles y miles de años hubo un instante en el que un homínido bípedo fue capaz de fabricar las primeras herramientas de piedra de la historia. Ese instante es considerado como el momento en el que surgió el ser humano por primera vez. Fue el primer gran salto de nuestra especie… Hasta que hace aproximadamente sesenta años, un 12 de abril de 1961, otro miembro de esa misma especie, Yuri Gagarin, llegó al espacio por primera vez… Ese fue el segundo y gran salto al abismo del Homo sapiens. Comenzaba la carrera espacial.

Carlos González, un joven español, participó desde casi el inicio de la confrontación mundial por ver quién de los dos bloques políticos más importantes de aquella época dominaba el espacio; o el conocido como “mundo libre” o el comunismo soviético.

Mientras trabajaba para NASA en las dos estaciones de seguimiento de la sierra de Madrid (Fresnedillas de la Oliva y Robledo de Chavela), Carlos fue testigo de primera mano de todos los momentos históricos en la conquista inicial del espacio. Desde su puesto de trabajo controló, en 1968, a la primera misión tripulada del Programa Apolo, la del Apolo 7, hasta el lanzamiento de la misión Juno, en 2011, justo el día que comenzaba su jubilación. Ni que decir tiene que trabajó en misiones míticas como la del Apolo 11 o la del Apolo 13 o que vivió - y sufrió - las dos tragedias del transbordador espacial (Challenger y Columbia) entre otros hechos. Incluso, en marzo de 1974, llegó a conocer en persona al mismísimo Werhner von Braun, el diseñador del lanzador Saturno V que mandaría a 12 hombres a pisar la Luna. Por todo ello, la NASA le concedió la Medalla al Servicio Público Distinguido reconociendo su profesionalidad, buen hacer y esfuerzo contribuyendo a que el ser humano, a través de la Agencia espacial norteamericana, pudiera conseguir tantos y tantos sueños.

Aunque Carlos, aparte de ser un experto en su campo, es también un hombre excepcional con una calidad y generosidad humana de las que dejan huella en los demás. No se me olvidará cuando le conocí por primera vez: fue en una visita a la estación de Robledo, poco antes de jubilarse, y siempre le estaré agradecido de que me enseñara y explicara las distintas estancias de la mítica estación de Robledo de Chavela (MDSCC). Guardo como oro en paño una reproducción en papel que me dio, y dedicó, del certificado de agradecimiento que la NASA le había entregado por su participación en el Apolo 11.

Pero volvamos al libro. Básicamente es la historia personal de Carlos contada dentro de la historia general de la conquista espacial. Y ahí su autor realiza una labor exquisita al juntar las dos grandes historias. Jesús Sáez te va llevando en volandas, tejiendo unos nudos ya irrompibles; el de la vida de Carlos y la exploración espacial. Tuve el gusto de conocer a Jesús cuando compartí con él el escenario del “Hay vida en martes” en Espacio Fundación Telefónica sobre los 50 años de la llegada a la Luna y, aunque suene a peloteo, he de decir que escribe muy bien. Su redacción es elegante, cercana, natural, divulgativa y muy efectiva ya que consigue que el lector devore las páginas de su obra rápidamente.

Hay vida en Martes: 50 años en la Luna. 2-julio-2019. Cortesía de Fundación Telefónica. Fotografía de Irene Medina

Si lo reseñado hasta ahora no fuera suficiente para comprar y leer este libro, voy a explicar más motivos para hacerlo.

Por un lado, el libro está prologado por Miguel López-Alegría, el primer astronauta de origen español que llegó al espacio. Pero aún hay más ¡y es que el epílogo lo ha escrito nada más y nada menos que Charles Duke! El décimo hombre que pisó la Luna con el Apolo 16. Charlie Duke es amigo de Carlos y ambos comparten el gusto por la divulgación del Programa Apolo como pude constatar personalmente en las visitas que hizo Duke a Madrid con motivo de la exposición sobre la historia de la carrera espacial que hubo en Madrid en el año 2011.

Otro punto importante que quiero destacar sobre esta obra es la gran labor editorial de Nuria y Oihan, de Next Door Publishers. La gran calidad y el cariño con que se han currado este proyecto se percibe desde el mismo momento en que coges y ojeas un ejemplar del libro. La maquetación, las ilustraciones, las fotografías… Sin olvidar la bibliografía final y las sugerencias de blogs y documentales relacionados con este tema. Por cierto, muchas gracias por incluir a Mr.Gorsky  entre ellas. Sin duda no lo merecemos, pero gracias.

Carlos, ese hombre extraordinario con la voz ronca que trasmite confianza y cercanía, ejemplo de una generación de españoles que, con su esfuerzo (y el de sus padres), fueron capaces de destacar en un campo y en un momento histórico gracias a su talento, habilidad y trabajo con el fin de poner un granazo de arena en la conquista del espacio y en ampliar el conocimiento que el ser humano tiene sobre el Universo. Aquel chaval que en 1957 vio pasar al Sputnik cruzando el cielo de Madrid la lado de su padre desde la azotea de la casa donde vivían, aquel que con 17 años se marchó a estudiar a Estados Unidos gracias a una beca, aquel que hizo la mili durante 18 meses, aquel que volvía a Madrid todos los días haciendo autostop desde su puesto de trabajo en Pinto, aquel chaval, aquel hombre, se sentó la noche del 20 de julio de 1969 enfrente de una de las consolas que controlaban el descenso a la Luna del Apolo 11. Gracias Carlos y a todos los de tu generación por tu ejemplo. Y gracias, de nuevo, a Jesús Sáez y a Next Door Publisher por recoger esta gran historia y guardarla ya para la posteridad.

Sin duda alguna, todo astro trastornado debería tener un ejemplar de este libro en su estantería.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El regalo del Apolo, por Carl Sagan

Hoy, 9 de noviembre de 2019, Carl Sagan hubiera cumplido 85 años y por ese motivo queremos recordar el texto (El regalo del Apolo) que escribió sobre la importancia y significación que tuvo el Programa Apolo para la humanidad.

El artículo se publicó originariamente en la revista Parade pero luego, en 1994, se añadió como un capítulo del libro de Sagan “Un punto azul pálido: Una visión del futuro humano en el espacio”. El texto combina el optimismo de Carl Sagan por la tecnología (como se evidenció en las misiones Apolo) con la amenaza para el futuro de la humanidad por un mal uso de esta.

En la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos se puede ver el documento original, corregido a mano por el propio Sagan.

Sea cual fuera la razón que puso en marcha el Programa Apolo y con independencia de lo comprometido que se hallara con el nacionalismo de la Guerra Fría y con los instrumentos de la muerte, el ineludible reconocimiento de la unidad y fragilidad de la Tierra constituye su claro y luminoso dividendo, el inesperado regalo final del Apolo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Telescopios astronómicos y terrestres en Amazon.

Las mil caras de la Luna

Las mil caras de la Luna. Autora: Eva Villaver. Edición: Miguel A. Delgado. Editorial: HarperCollins. Año: 2019. 205 páginas. ISBN: 978-84-9139-368-9.

Tengo que reconocer que leyendo este libro de la simpática astrofísica palentina Eva Villaver, me ha sacado un poco del “monotema Apolo 11” de estas últimas semanas en las que se cumplían 50 años de aquella gesta humana. Y es que, aunque no me he ido de la Luna, si me ha ayudado a poner el foco en otros aspectos distintos a los puramente históricos o técnicos en los que suelo moverme cuando miro hacía ella.

Eva, a la que tuve el gusto de conocer cuando compartimos el “Hay vida en martes” que organizó Fundación Telefónica sobre la llegada del ser humano a la Luna por primera vez, es capaz de mostrarnos la cara oculta de la Luna, lo que ha estado muchas veces escondido, o al menos, esas pequeñas historias (y no tan pequeñas) que pasan desapercibidas pero que, en realidad, siempre han estado ahí, porque como dice el subtítulo de esta obra; no tenemos que regresar a la Luna, porque siempre hemos estado allí.

De todas las historias que me ha descubierto Eva, algunas de las que marqué con un lápiz en el lateral del libro son: de donde viene el bello nombre del mar de la Tranquilidad, su crítica al esoterismo pseudocientífico y al método Velikovski de hoy en día, la explicación del viento haciendo uso del reguetón y la música clásica y la alergia, o más bien rinitis, que puede provocar la Luna, la cual tiene una ligera atmósfera que podría caber casi toda ella en un camión de 24 toneladas...

La Luna siempre ha estado presente para el ser humano y hasta que pudimos llegar a visitarla, hace ahora 50 años, nos hemos dedicado a contemplarla, a imaginarla, a escribirla, a fotografiarla, a quererla y a temerla, a soñarla, a amarla, a odiarla... La Luna es parte de nosotros, la Luna somos nosotros porque sin su presencia, probablemente, la vida no hubiera sido posible en la Tierra.

Tú lunático, si quieres una lectura refrescante para las noches calurosas de verano, aderezada con un ligero toque canallita e irónico, tienes que hacerte ya con un ejemplar de este libro.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Telescopios astronómicos y terrestres en Amazon